Desatascos económicos

En muchas ocasiones las soluciones caseras se confunden con el método más barato para poder salir del apuro que supone un desatasco tanto en viviendas particulares como en locales comerciales, aunque no es una realidad. Lo cierto es que para este tipo de problemas es fundamental contar con la ayuda de un profesional experimentado que conozca el material con el que tiene que trabajar dependiendo del problema y que ofrezca la solución más correcto en cada caso en particular, para que cualquier pozo o tubería pueda volver a cumplir como el primer día con su cometido.

Las tuberías suelen atascarse por el uso incorrecto que se hace de los desagües, ya que en numerosas ocasiones se arroja por ellos restos de comida así como otros desperdicios, siendo la causa principal por la que aparece este problema. También es habitual tirar por el fregadero el aceite usado y esta sustancia lo que logra es formar una película en la tubería que llegará, seguramente, a atascarla completamente. Además ésta es un práctica muy nociva para el medio ambiente, por lo que es primordial reciclarlo fácilmente en el punto limpio de la localidad en la que se habita.

Los jabones y detergentes, también acaban dañando las tuberías, sobre todo por la espuma que acaban generando y que depositan sedimentos en las cañerías que se endurecen poco a poco y que terminan taponándola.