POZOS NEGROS. LIMPIEZAS Y DESATASCOS

¿Sabes exactamente qué es un pozo negro? Se trata de un agujero realizado en la tierra para que desemboquen en el las aguas sucias de las vivienda.

En la actualidad ya no se usa en edificios ni casas de ciudades ni pueblos, ya que contamos con una red de alcantarillado municipal que ha desbancado a este sistema tan utilizado hace años cuando era la única forma de evitar problemas de salud y salubridad por estas aguas negras. Pero se sigue usando en zonas rurales, alejadas de pueblos y ciudades, o en zonas de difícil acceso, en todas aquellas en las que por su lejanía o por estar aisladas, es imposible que llegue la red de alcantarillado.

La limpieza y desatascos de los pozos negros son imprescindibles para su buen funcionamiento, es necesario realizar un mantenimiento periódico con los fontaneros Getafe o los compañeros de la empresa de desatascos en Terrassa, y hoy te contamos todos los pasos a seguir, siempre contando con los profesionales en desatascos, que son los que están preparados y cuentan con la tecnología necesaria para realizarlos correctamente y con toda la seguridad.

La seguridad es lo primero a la hora de tratar los pozos negros, ya que contienen gran cantidad de bacterias que podrían ser perjudiciales para nuestra salud. Una vez tomadas las precauciones de seguridad necesarias, procederemos a quitar la tapa del pozo y verteremos unos productos bacteriológicos, que son los encargados de facilitarnos la retirada de los residuos tóxicos que han quedado en el interior del pozo al descomponerse las aguas negras que llegan hasta él. Debemos drenar todos estos residuos para limpiar bien el pozo, y una vez limpio, volveremos a echar productos bacteriológicos que quedarán en el fondo para ayudar a descomponer los próximos residuos que empiecen a acumularse después de la limpieza. Solo quedará volver a colocar la tapa del pozo y cerrar correctamente para que quede completamente sellado.

Estos pozos negros suelen atascarse con facilidad porque se acumulan en él muchos residuos impermeables que no dejan paso al filtrado natural de los demás residuos. Son algo rudimentarios y no están preparados para realizar un tratamiento correcto de estas aguas sucias, por ello cada vez se utilizan menos, dejando paso en su lugar a las fosas sépticas, que son más modernas, y cuentan con lo necesario para realizar el tratamiento básico de estos residuos.